Un paseo por los Alpes

banco Paso Stelvio Alpes Italia



Tengo que reconocerlo: siempre me han gustado las montañas y, además, lo mío con los Alpes viene de lejos. Ya de pequeño, cuando iba al colegio, recuerdo aquello que contaban en clase de Historia de que, hace más de dos mil años, “Aníbal cruzó los Alpes con un ejército de miles de hombres y caballos y, además, elefantes”. ¡Elefantes! Se me quedó grabado aquello.

Y las clases de Geografía no hicieron sino desarrollar aún más ese interés. Los mapas físicos de Europa venían marcados por una masa de montañas “de color marrón, de las altas” que, junto con las fotos de los libros de texto (no, señoras y señores, ¡entonces no había Internet!), me hacían soñar con viajes y travesías, con elefantes y sin ellos.

Pasaron los años y llegaron esos viajes. Y sigo fascinado por esa cadena montañosa en la que se mezclan tantas lenguas, tantas culturas, tantos paisajes, tantos países… Total, que no he dejado de viajar por allí (y espero no dejar de hacerlo).

Hablar de los Alpes es hablar de un territorio tan amplio y tan diverso que sería ridículo pensar que es suficiente un post. Ni un blog entero. Pero mi intención en este post es mostrar una idea general de los Alpes, despertar (o alimentar) vuestra curiosidad sobre estas regiones, países y montañas. Y atentos a Instagram, porque cuento con vosotros para ir “haciendo zoom” donde más os guste.

¿Te apetece un recorrido por los Alpes? Pues sigue leyendo y… ¡No te Olvides el Pijama!