Seguimos descubriendo Moscú (II)



Continuamos nuestra visita a la capital rusa. En el anterior post tuvimos una primera toma de contacto con el centro de la ciudad, visitamos la Plaza Roja y el Kremlin, y en este post vamos a visitar otros puntos importantes de esta maravillosa ciudad.

Aunque Moscú es una ciudad densamente poblada y que, además, recibe miles de visitantes cada día, esta segunda parte de nuestro recorrido alcanzará lugares algo menos concurridos. De este modo, podremos conocer lugares más “moscovitas”, alejándonos un poco del turismo de masas, pero siempre dentro de zonas turística y culturalmente atractivas.

¿Te apetece continuar nuestro viaje por Moscú?

Pues… ¡No te olvides el Pijama!

El Metro de Moscú: el "Palacio del Pueblo"



Hay obras de arte que se encuentran encerradas en museos, iglesias o edificios oficiales. Otras, en cambio, pueden admirarse por la calle o en parques por los que la gente pasea en sus ratos libres.

Moscú es una excepción a este respecto pues, además de obras de arte ubicadas en lugares destinados única y exclusivamente al arte, ofrece verdaderas obras de arte en unos lugares por donde pasan a diario miles de ciudadanos corrientes: las estaciones de metro.

En la ciudad de Moscú, no hay visita que sea completa si no se ha viajado en metro y contemplado la arquitectura, pintura y escultura de sus principales estaciones. El viaje corriente se convierte, de este modo, en un precioso acercamiento al arte.

¿Qué te parece si damos una vuelta por el metro de Moscú y te lo muestro?

Pues venga, toma tu billete y… ¡No te olvides el Pijama!